¿Qué es la mordida abierta y cómo corregirla?

Es posible que hayas oído hablar de dientes torcidos, sobremordidas, mordidas inferiores y problemas de espacio, pero ¿qué pasa con una mordida abiertaMuchos pacientes solo están familiarizados con algunas de las maloclusiones más comunes, o problemas con los dientes; sin embargo, las mordeduras abiertas ocurren con la misma frecuencia que cualquiera de los otros problemas de alineación. Cuando no se abordan, pueden causar problemas.

¿Qué es una mordida abierta?

Se produce una mordida abierta cuando los dientes superiores frontales y los dientes inferiores no se confrontan cuando una persona muerde. Esto da como resultado un espacio vertical entre los dientes. Normalmente causadas por anomalías en la mandíbula o la posición de los dientes, pueden desarrollarse mordidas abiertas debido a chuparse el dedo, alteraciones genéticas, empujar con la lengua, entre otros factores.

Así, dichos factores pueden hacer que los dientes se desalineen y se forme una mordida abierta. Por supuesto, ya sabes que debe abordarse lo antes posible con un dentista o profesional.

Problemas asociados con una mordida abierta

Realmente, puede hacer que comer sea extremadamente difícil, especialmente al morder ciertos alimentos. Dado que los dientes superiores e inferiores no se encuentran en la parte delantera, puede ser prácticamente imposible morder un sándwich. ¿Te imaginas la frustración? Este tipo de mordeduras también puede causar problemas con el habla, así como problemas estéticos. También puede causar un desgaste prematuro e innecesario en los dientes, dando dolor e incomodidad a medida que pasa el tiempo.

Mordida abierta

Arreglando una mordida abierta

Se recomienda buscar ayuda de un dentista si tienes una mordida abierta. Los brackets o Invisalign pueden ayudar a corregir la mordida.

Por otro lado, cabe señalar que en algunos casos graves, la cirugía de la mandíbula puede ser necesaria para solucionar este problema de mordida. Puede ser que exista también un problema óseo, concretamente una malposición de los huesos donde están los dientes.

No sabrás con certeza qué tratamiento es el adecuado hasta que hables con un profesional calificado. Si tu hijo tiene una mordida abierta, ver a un dentista tan pronto como a los 7 años facilitará la solución del problema, ya que sus mandíbulas aún se están desarrollando.

Cuando se trata del tratamiento de ortodoncia, muchas personas piensan que, dado que están acostumbradas a los problemas con los dientes, no necesitan preocuparse por corregirlas. Pero no abordar estos problemas puede crearte una incomodidad extrema a medida que envejeces. Esto es lo que necesitas saber sobre una mordida abierta.

Todos los medios mencionados anteriormente adoptan un enfoque diferente, pero todos tienen el mismo objetivo final: cerrar la brecha entre los dientes superiores e inferiores y facilitar las actividades cotidianas. Si eliges vivir con tu mordida abierta pensando que no es gran cosa porque estás acostumbrado, te sorprenderá cuando realmente comience a interferir con tu día a día. Lo mejor es tomar medidas cuanto antes.

Consulta a un dentista sobre tu caso para que juntos podáis elaborar un plan para realinear tu mordida y tu sonrisa perfecta en poco tiempo. Seguramente, conseguirás un tratamiento y presupuesto adaptado a tus necesidades.