Enfermedad periodontal

Enfermedad periodontal

ClinicaBayona_experiencia

Las enfermedades periodontales son infecciones bacterianas que dañan las encías y el hueso de soporte del diente: tres de cada cuatro personas la padecen en algún momento de su vida.

La principal causa de estas enfermedades es la placa bacteriana que se deposita alrededor de los dientes. La higiene diaria, incluyendo un cepillado apropiado y el uso de hilo dental, es necesaria para prevenir la acumulación de placa.

Prevención e higiene dental

A lo largo de más de 30 años la Clínica Dental Bayona ha centrado su actividad odontológica en la prevención.

Sabemos que la placa dental es el principal causante de la enfermedad de las encías y de la caries y se sabe también que para prevenir tanto la gingivitis y periodontitis como la caries hay que tener un buen control de placa. Por eso en nuestra clínica enseñamos a nuestros pacientes la mejor manera de cepillarse.

La higiene dental diaria, a pesar de realizarse correctamente no es suficiente. Los restos de alimentos se acumulan en zonas de difícil acceso al cepillado y provocan la acumulación de placa y sarro.

La limpieza dental profesional, mediante instrumentos mecánicos y manuales, asegura la eliminación de la placa bacteriana y sarro, previene las enfermedades periodontales y la formación de caries, y elimina las manchas de tabaco, té y café del esmalte.

En Clínica Dental Bayona, en cada sesión de higiene profiláctica, se lleva a cabo una exploración bucal, se comprueba el cepillado y se aconseja la técnica de cepillado (cepillo manual, eléctrico, interdental, seda dental y limpiador lingual) que mejor se adapta a cada paciente y dentición.

Tratamientos periodontales

Las enfermedades periodontales son infecciones bacterianas que dañan las encías y el hueso de soporte del diente: tres de cada cuatro personas la padecen en algún momento de su vida.

La principal causa de estas enfermedades es la placa bacteriana que se deposita alrededor de los dientes, por lo que la higiene diaria, incluyendo un cepillado apropiado y el uso de hilo dental, es necesaria para prevenir la acumulación de placa y consecuentemente prevenir y tratar las enfermedades periodontales o de las encías, entre las que se encuentran la gingivitis y la periodontitis

Gingivitis es la forma menos severa de la enfermedad periodontal y, tratada por un especialista, es reversible. Se caracteriza por el enrojecimiento, inflamación y sangrado de las encías. Si la gingivitis no se trata puede evolucionar hacia una periodontitis (también conocida como piorrea). En esta etapa la enfermedad afecta y destruye los tejidos que sostienen el diente. En las fases más avanzadas y debido a la destrucción del hueso, el diente empieza a moverse y debe extraerse.

¿Cómo tratar la enfermedad periodontal?

En las etapas iniciales de la enfermedad periodontal el tratamiento consiste en un raspado y alisado radicular. En gran número de casos con el raspado y una buena higiene la podemos controlar, pero si el paciente acude a la consulta en una etapa más avanzada de la enfermedad, puede ser necesario un tratamiento quirúrgico. Ambos procedimientos – raspado y alisado radicular y tratamiento quirúrgico – se llevan a cabo con anestesia y se acompañan de medicación, gracias a lo cual podemos asegurarle al paciente la ausencia de molestias.

Una vez tratada la enfermedad pasamos a la fase de mantenimiento: cada cuatro o seis meses, dependiendo de cada paciente, se realizan visitas periódicas que aseguran un correcto control y seguimiento de la salud bucal del paciente.

Halitosis

El mal aliento o halitosis es el conjunto de olores desagradables que emanan de la cavidad oral. Es un problema que afecta al 30% de la población y que, en el 90% de los casos, tiene su origen en la boca (en un 60% relacionados con la enfermedad periodontal).

Existe una halitosis fisiológica presente en todas las personas al levantarse de la cama por las mañanas y una halitosis patológica, sea de origen bucal (gingivitis-periodontitis) o extra-oral (debida a problemas respiratorios, digestivos, hepáticos o renales).

El mal aliento, además de señalar otros posibles trastornos de salud, es un problema en sí mismo que puede dañar la autoestima del paciente e interferir negativamente en su vida social

Una vez que el problema de la halitosis es detectado, se cuenta actualmente con recursos terapéuticos suficientes para mantener controlada esta condición. Antes de iniciar el tratamiento se lleva a cabo un estudio diagnóstico personalizado (exploración bucal, periodontal, análisis de tratamientos anteriores, tabaco, medicamentos, hábitos higiénicos…etc) para descubrir la causa o causas del mal aliento. En dicho estudio el ORALCHROMA, aparato diseñado para medir el grado de halitosis, nos es de gran ayuda y nos permite obtener los datos necesarios para tratar su halitosis con éxito.