Cuándo se debe acudir al dentista

Acudir a la consulta del dentista es una necesidad para la salud y también para la estética de tu sonrisa. 

Te aconsejamos que lo hagas al menos cada diez meses, pero también es cierto que la periodicidad con la que acudes a la consulta dental puede variar en función de tus necesidades.

En todo caso, cuanto menos demores tus visitas a nuestro odontólogo de confianza, mejor para tu salud bucodental. Tu dentista es la persona que vela por tu buena salud bucodental.

A continuación te contamos los síntomas por los que vale la pena que te dejes caer por la clínica dental. Toma nota.

Apunta estas razones para acudir al dentista

Está claro que, por ejemplo, las personas que estén sometiéndose a un tratamiento dental específico tendrán que adaptarse a una agenda planificada de citas con el dentista.

Sin embargo, más allá de los tratamientos concretos (por ejemplo, los propios de las ortodoncias), existen algunos motivos que debes tener en cuenta a la hora de reservar turno en la clínica odontológica. Presta atención.

La realización de una limpieza dental

En primer lugar, es importante que al menos cada seis meses un profesional proceda a llevar a cabo una limpieza de tu dentadura. Además, este servicio valdrá igualmente como revisión general del estado de tu boca, por lo que resultará muy útil a efectos preventivos.

Cuando sangran las encías

Si compruebas que tus encías, en lugar de rosas, han tomado un color demasiado enrojecido, puede tratarse de un síntoma de inflamación.

Si estas sangran habitualmente (por ejemplo, al cepillarte), no debes retrasar tu visita al dentista.

Las enfermedades de las encías, como la gingivitis y periodontitis, pueden incluso derivar en la caída de las piezas dentales afectadas por el deterioro de estos tejidos adyacentes.

Si notas dolores en los dientes

Si te duelen los dientes al contacto con alimentos o líquidos fríos o calientes, es posible que estés padeciendo sensibilidad dental.

Esta se produce debido al desgaste del esmalte, que es la capa externa que recubre los dientes. Estos dolores, por otro lado, también pueden producirse por las roturas generadas por algún traumatismo o la existencia de caries.

razones para acudir al dentista

Molestias que se extienden por la mandíbula

Cuando los inconvenientes afectan en un espacio más amplio, has de tomar medidas. Incluso pueden llegar a las cervicales y la cabeza. Sucede, sin ir más lejos, en los casos de bruxismo o rechinar de dientes (sobre todo en los tiempos de descanso).

Ante estos problemas cabe la posibilidad de colocar férulas de descarga y carillas o coronas dentales. Se trata de soluciones hechas a la medida de la dentadura del paciente.

La desagradable halitosis

El mal aliento suele ser la manifestación externa de un problema bucal que no se nota a simple vista.

Si la sufres, acude a que averigüen si se debe a inflamaciones, caries o enfermedades periodontales.

Los problemas de las ortodoncias

Aparte de a las citas propias de sus tratamientos, puedes acudir a las que necesites por desajustes de los retenedores o brackets o apariciones de aftas.

En definitiva, recuerda que te interesa adelantar tus visitas al dentista. Cuanto antes cojas un problema bucal, menos costosa será su solución